Blog Email Marketing

Evita los asuntos con trampa en tu newsletter

Por Eva - 21-11-2019

Evita los asuntos con trampa en tu newsletter

Sin un asunto que atraiga al suscriptor, todo lo demás no sirve de nada. Por eso siempre recomendamos dedicar tiempo a crear uno que despierte su interés al conectar con sus necesidades. Cuando no se hace, podemos acabar redactando un asunto tramposo que le decepcione porque no cumple sus expectativas y eso puede llevarle a querer darse de baja si es una práctica continuada.

Los peores asuntos con trampa son el equivalente a los títulos pensados para conseguir el click con cierto engaño. A esta práctica se la conoce como click baiting y se basa en titulares que actúan de cebo para conseguir el click del usuario que quiere conocer la respuesta a “lo que no se puede perder”. Se trata de provocar curiosidad con frases llamativas y sensacionalistas, aunque no siempre se resuelven en el artículo una vez se lee. En una newsletter, este truco puede ser más contraproducente que en un blog, donde el usuario simplemente deja de leer, porque aquí el suscriptor puede dejar de serlo y quizá también cliente.

Esta situación puede darse cuando ya se ha agotado su paciencia, pero antes pasará por varios niveles. Se sentirá decepcionado, defraudado, engañado y hasta puede que timado si cree que nos estamos aprovechando de él de alguna manera (por ejemplo, si le anunciamos un descuento increíble que acaba siendo del 5%). Llegar a ese extremo está claro que es muy negativo para una marca porque pone en riesgo su reputación. Pero la gran mayoría de las veces no se hace conscientemente, más bien con la buena intención de buscar asuntos creativos que animen a abrir los mensajes.  

Cuanto más inequívoco sea el asunto, menos probabilidades de que provoque malestar en los suscriptores. Haciéndolo claro y sin subterfugios conseguimos que quien realmente esté interesado, abra el mensaje. Cuando queremos animar a los que no están tan convencidos es cuando podemos caer en la creatividad mal aplicada. Por eso segmentar es clave para elegir el mejor asunto, sin engaños y directo a quien necesita conocer la información que enviamos.

Una práctica que puede llevar a un asunto con trampa es redactarlo como si fuese un mensaje entre amigos, es decir, no comercial. Esta familiaridad puede resultar engañosa sobre todo cuando el usuario recibe varios correos de la misma empresa, además de la newsletter. Por ejemplo, si decimos “El curso que me dijiste que querías hacer” damos la sensación de haber tenido una conversación privada con esa persona y, aunque ciertamente despierta el interés, pone en riesgo la confianza del usuario en el remitente.

Otra razón por la que se pierde el encanto que pueda tener una newsletter es cuando mete prisa sin motivo aparente. Si todos los asuntos incluyen sensación de urgencia (“Corre, última oportunidad”, “Descuentos solo hoy”), el resultado es que ninguno la acaba teniendo. Quizá los primeros sí, pero con el tiempo el suscriptor se cansará y dejará de dedicarnos su tiempo. Conviene dosificar los trucos para ganar aperturas cuando realmente sean vitales, como las ofertas del Black Friday.

Redactar un asunto que despierta una emoción en el suscriptor es la mejor opción para conseguir que abra nuestro mensaje y, entonces sí, atraparle con nuestro contenido y diseño. Es mejor gestionar sus expectativas, decirle la verdad de lo que va a encontrar cuando lo abra y no recurrir a trampas, como empezar por “RE” como si fuese una respuesta para intentar que lo abra. A corto plazo puede parecer rentable, pero no lo es si miramos a largo plazo porque nos puede llevar directos al spam.


¿Aún no has probado Acrelia News?
Si te gustó este artículo, te gustará mucho más nuestra herramienta de email marketing: profesional, fácil de utilizar y en español.

CREAR CUENTA GRATUITA AHORA


Más artículos de: Email Marketing

Publicado el: 21-11-2019


Comentarios

Deja tu comentario:

X
Introduce el número de teléfono
al que quieres que te llamemos