Blog Email Marketing

Cómo incorporar el copywriting en tus campañas de email marketing

Por Eva - 12-09-2019

Cómo incorporar el copywriting en tus campañas de email marketing

Si el copywriting es el arte de vender con las palabras, puede serte muy beneficioso cuando lo aproveches en tu email marketing. Para cada tipo de campaña que quieras enviar, hay una técnica de redacción que puedes incorporar y así mejorar sus resultados: desde las palabras del asunto a la llamada a la acción, pasando por elegir la extensión para contar una historia. Repasemos los principales enfoques.

El copywriting consiste en elegir las palabras que puedan persuadir al usuario para que así haga lo que tú quieras, empezando por abrir nuestro mensaje. Un ejemplo es una campaña de re engagement, es decir, para reactivar a los suscriptores más pasivos. Puedes usar en el asunto algo como “Última oportunidad” para avisarles de que les darás de baja o recurrir a una frase más provocativa como “¿Quieres seguir al día de…?” y añadir después la temática de tu newsletter.

Este tipo de campañas suelen ser breves, directas a conseguir el objetivo de reactivar al usuario. También entrarían en esta categoría las que sirven como recordatorio o notificación: pocas palabras y bien claras para no distraerle. Idealmente, el mensaje debería verse sin hacer scroll. Así te aseguras de que se lee todo, como en una propuesta comercial condensada.

Pero hay otras que pueden ser más largas, como las que mezclan copywriting y storytelling. La historia, por ejemplo, un caso de éxito o alguna anécdota, ha de ayudarte a conectar emocionalmente con el usuario para así persuadirle a la compra. Es una buena manera de empezar tu mensaje porque llama la atención. La vía más utilizada es el humor, pero se puede apelar a cualquier emoción para provocar empatía en el suscriptor.

Para escribir la historia o cualquier otro tipo de campaña, una técnica de copywriting que funciona muy bien tanto en productos como en servicios es la conocida como PAS: Problema, Agitar y Solución. La estructura es la siguiente:

  • Lo primero es identificar el punto de dolor del cliente, aquello que le molesta, aunque quizá aún no lo sabe, y que puede solucionar tu producto.
  • Después, remueve y profundiza en ese problema, por ejemplo, con datos estadísticos. No se trata de hacerle sufrir, pero sí incomodarle y hacer evidente que hace falta resolverlo.
  • Por último, hacia el final, presenta tu marca como la solución a ese problema de manera que el siguiente paso sea la consecuencia más lógica (comprar, pedir cita…).

Para ir aumentando el interés de los usuarios, puedes serializar los envíos y así conseguir más engagement porque querrán saber cómo termina la historia. Puede serte útil tanto para el lanzamiento de un producto como para ofrecer servicios complementarios a los clientes ya existentes. Por ejemplo: una serie de 4 mensajes podrías repartirlos en 1 problema, 2 agitar y 1 solución; también serviría si quieres explicar 1 solución para varios problemas, siempre que los agites lo suficiente.

En todos los casos, el copywriting implica la redacción de una llamada a la acción que variará según el objetivo que quieras conseguir. En general, debería estar relacionada con el asunto y la solución de la fórmula PAS para que todos los mensajes lleven al usuario a hacer click en el botón o enlace. Por eso su lugar suele ser al final del email, cuando ya está convencido de que somos lo que necesita.

Tienes otras recomendaciones sobre copywriting en nuestra guía en PDF “5 Elementos clave para redactar una newsletter”.


¿Aún no has probado Acrelia News?
Si te gustó este artículo, te gustará mucho más nuestra herramienta de email marketing: profesional, fácil de utilizar y en español.

CREAR CUENTA GRATUITA AHORA


Más artículos de: Email Marketing

Publicado el: 12-09-2019


Comentarios

Deja tu comentario:

X
Introduce el número de teléfono
al que quieres que te llamemos