Blog Email Marketing y SMS

Lo que has de saber de la cabecera de un email

Categoría: Email Marketing

Imagen Lo que has de saber de la cabecera de un e

Cualquier envío que se hace por correo electrónico tiene una parte visible (el cuerpo del mensaje) y otra que no se suele mostrar. La cabecera completa del email es un elemento de la segunda: el gestor de correo muestra solo una parte muy pequeña, y oculta el resto al usuario porque contiene información técnica. Pero es posible conocer su contenido, por ejemplo, para descubrir los motivos por los que ha fallado la entrega del mensaje.

La cabecera del email (email header) se genera automáticamente y no hay que confundirla con el pre encabezado (pre header) que se muestra junto a la línea de asunto ni con la cabecera de la plantilla (header) en la que suele ir el logo de la empresa. Se trata de un código que incluye una serie de parámetros que describen el correo y al remitente, como la ruta que ha seguido desde que se envió hasta que ha llegado a la bandeja de entrada del destinatario.
 

¿Cómo ver la cabecera del correo e interpretarla?

Cada gestor de correo tiene su opción para enseñar la cabecera del correo, por ejemplo:

  • En Gmail, haz clic en “Mostrar original” en el menú del mensaje.
  • En Outlook, está la opción “Ver la fuente del mensaje”.
  • En Apple Mail, tienes “Ver/Mensaje/Todos los encabezados”.

Una opción alternativa es utilizar la herramienta de Google o Analyze my mail header para ver de forma ordenada los parámetros que forman la cabecera. La parcial es la que ve el usuario (la parte visible): remitente, destinatario, direcciones de respuesta y en copia (CC/CCO), asunto y fecha de recepción final. La completa incluye más información (parte invisible), destacamos la siguiente:

  • Message-ID: identificador único del mensaje.
  • Content-type y MIME-version: describen el formato del mensaje.
  • Received: identifica cada máquina por la que ha pasado el mensaje, desde que empieza en el remitente hasta que llega al receptor. Incluye fecha, IP y autentificación de cada paso.
  • DKIM, DMARC & SPF: destacamos esta información porque los protocolos de autentificación resultan claves para que el mensaje pase el filtro de spam o sea rechazado.
  • Spam-Score/Flag: un valor que indica las posibilidades de ser un mensaje no deseado y se queda marcado como tal.
  • List-Unsubscribe: en el encabezado de envíos masivos también se muestra este registro con la información para darse de baja de forma sencilla, como hace Gmail.

Hay otros parámetros menos importantes que pueden acabar estampados en la cabecera, según las máquinas por las que pase el mensaje.
 

¿Por qué es importante interpretar la cabecera del email?

Aunque sea un elemento al que no se presta atención normalmente, hay algunas situaciones en las que sí es necesario saber interpretarlo. Por ejemplo: ver la ruta para descubrir por qué se ha retrasado el envío; revisar si alguna IP está en la lista negra; o investigar un posible caso de suplantación de identidad (phishing o spoofing). En definitiva, la cabecera del correo es una fuente de información para entender su entregabilidad y así corregir los posibles errores para mejorar la de futuros envíos.

Los registros de la cabecera del correo se actualizan de manera totalmente automática cada vez que el mensaje pasa por alguna máquina, por lo que es una forma fiable de obtener datos para analizar el recorrido del mensaje. Requiere un poco de investigación con ojos técnicos, pero se acaba resolviendo el misterio de por qué y dónde se ha producido el error de entrega.


No te pierdas nada de nuestro blog y únete a nuestro Telegram https://t.me/acrelianews



Artículos relacionados


¿Aún no has probado Acrelia News?
Si te gustó este artículo, te gustará mucho más nuestra herramienta de email marketing: profesional, fácil de utilizar y en español.

CREAR CUENTA GRATUITA AHORA