Blog Email Marketing

Cómo evitar enviar una newsletter con errores

Por Eva - 14-03-2019

Cómo evitar enviar una newsletter con errores

Las prisas no son buenas consejeras. No hay que enviar nada sin repasarlo antes para asegurarse de que todo está como debería: en el email marketing no hay botón de deshacer ni opción de editar para corregir el error. Lo mejor que puedes hacer es enviar una o varias pruebas para ver cómo queda antes de hacer el envío a los destinatarios. Pero, tanto si haces el test como si prefieres saltártelo, te sugerimos una serie de preguntas para fijar tu atención en los elementos donde se suele meter más la pata y que pueden afectar a la relación con tus suscriptores.

Lo primero es la segmentación: ¿has elegido a quién le envías tu mensaje o es toda la lista? ¿Has calculado cuántos mensajes tuyos han recibido ya los últimos días? ¿Has personalizado algún detalle que podría mejorar la percepción que tienen los suscriptores de tu marca?

Repasa tanto los destinatarios como los bloques de contenido: ¿puedes hacerlos dinámicos y que así capten más su atención? Una vía para hacerlo es utilizar la información que hayas recopilado durante su proceso de alta o registro como pueden ser sus temas de interés o su localización.

En cuanto al remitente, recuerda que afecta positivamente a tus resultados. No lo cambies innecesariamente: asegúrate de que es el mismo para lograr un buen ratio de aperturas y no ir a la bandeja de spam.

El asunto quizá sea lo más importante de tu newsletter, piénsalo bien, no pongas lo primero que se te ocurra. Y nada de errores ortotipográficos que pongan en peligro la apertura de tu email. Pregúntate: ¿es único y concreto? ¿Tiene la extensión adecuada para complementarse con el preencabezado? ¿Resultará atractivo para el destinatario de la campaña? ¿Incluye algo para hacerlo más llamativo como puede ser un emoji?

El interior de tu mensaje es igualmente importante para conseguir tu objetivo de clicks. Fíjate en los elementos básicos y repasa que no haya descuidos involuntarios que puedan dificultar la comprensión, como por ejemplo:

  • Enlaces: utiliza nuestro verificador de enlaces para saber cuáles son correctos y cuáles has de modificar. Además, revisa bien tu web o redes sociales para que el usuario encuentre lo que busca (si no, podrías perder ventas).
  • Texto: de nuevo, evita las faltas de ortografía pero también frases largas que puedan ser difíciles de leer en un espacio ajustado como una doble columna. ¿Puedes resumir algún párrafo? Intenta ir al grano y no hacer la newsletter demasiado larga.
  • Colores: nuestras plantillas combinan bien la paleta de colores pero, ¿puede ser que hayas hecho alguna modificación en el diseño que haya afectado al contraste entre texto y enlaces?
  • Botones: aunque pueden incluirse las llamadas a la acción en textos y fotos, las más claras tienen forma de botón. ¿Hay uno que lleve al objetivo principal de tu web (producto, formulario, noticia…)? ¿Está escrito de forma clara y directa? ¿Necesitas más de un botón?
  • Imágenes: si el suscriptor las tiene bloqueadas, ¿podrá comprender tu mensaje? Intenta equilibrar las fotos con el texto. ¿Has puesto demasiadas o solo las necesarias para acompañar tu texto?

Si has de revisar algo con atención, está claro que es el asunto. Pero todos los elementos que acabamos de ver pueden contener errores igualmente graves. Revisarlos todos puede parecer algo pesado pero es una pequeña inversión de tiempo que merece la pena para no hacer envíos que puedan ser desastrosos para tu reputación.


¿Aún no has probado Acrelia News?
Si te gustó este artículo, te gustará mucho más nuestra herramienta de email marketing: profesional, fácil de utilizar y en español.

CREAR CUENTA GRATUITA AHORA


Más artículos de: Email Marketing

Publicado el: 14-03-2019


Comentarios

Deja tu comentario:

X
Introduce el número de teléfono
al que quieres que te llamemos